SrFeliu

Archive for febrero 2015

un bigote en el doré

Un bigote para dos portada

Presentación de Un bigote para dos: El eslabón perdido de la comedia cinematográfica española, en el cine Doré – Filmoteca Española, de Madrid, el jueves 26 de febrero a las 19:30.

Con la presencia de Carlos F. Heredero, los responsables de la editorial bandaàparte y los autores. Proyección de la aproximación a Un bigote para dos por Aguilar y Cabrerizo y firma de ejemplares.

Más información en:

http://unbigoteparados.blogspot.com.es/
http://www.bandaaparteeditores.com

superhombres ibéricos

01-portada-w

Tras cartografiar el universo de los cuadernos de hsitorietas de aventuras en Tragados por el abismo, Pedro Porcel se propone un reto no menos enciclopédico: historiar esa especie de oxímoron que es el superheroísmo carpetovetónico. Y lo hace con una solvencia que tiene más que ver con el amor por los monos, los papelotes y quienes los pergeñaron, que con la fría erudición.

Desfilan así ante nuestros atónitos ojos los primeros justicieros enmascarados, los científicos chalados y los forzudos enfrentados al Mal, para desembocar en los genuinos superhombres, esos tipos con capa y pijama que empiezan a pulular en viñetas apócrifas al finalizar la Guerra Civil y cuyos últimos representantes son el Super Pumby de las historietas Sanchis y el psicotrónico Supersonic Man de la película de Juan Piquer Simón.

Superhombres ibéricos es también homenaje al genio fértil de José Canellas Casals, al humor de Alfons Figueras y al trabajo cotidiano de un puñado de creadores empeñados en crear mundos fantásticos a partir de materiales de derribo. Lectura más que provechosa no sólo para los aficionados a la historieta sino para cualquiera interesado en la evolución de la cultura popular en la España del siglo XX.

Pedro Porcel:
Superhombres ibéricos.
Valencia, Edicions de Ponent, 2014.
ISBN.- 978-84-15944-25-6

tragedias de la vida vulgar

… que decía Wenceslao Fernández Flórez.

La Libertad_19320105

Sin planteamiento ni nudo, sólo desenlace y estrambote.

Se publicó en el diario madrileño La Libertad el 5 de enero de 1932.