Warning: A non-numeric value encountered in /homepages/16/d437371582/htdocs/srfeliu/wp-content/themes/Builder-Benthos/lib/builder-core/lib/layout-engine/modules/class-layout-module.php on line 499
SrFeliu

Archive for José Santugini

el amigo alquilado

Tiene este cuento de José Santugini la particularidad de haber sido refritado en un plazo increíblemente corto de tiempo. Apareció, en primera instancia, en el número 279 de la revista “Buen Humor” el 3 de abril de 1927 y, apenas ocho meses después en “ARS”, un boletín promocional de la Sociedad Anónima General de Espectáculos, que gestionaba el cine Palacio de la Música de Madrid.

 

El amigo alquilado

I

No había concluido aún de arreglar mi equipaje, cuando el criado del hotel vino a decirme que un señor deseaba verme. Sin intentar deducir el objeto de la visita ni la personalidad del visitante —puntos los dos incomprensibles, ya que en aquella ciudad, a la que iba por vez primera, no tenía conocido alguno—, di orden do que le condujeran hasta mí. Y al poco tuve delante a un individuo que se inclinaba reverente mientras me decía:

—Soy un empleado de la Agencia Facilitas, y vengo a ponerme a su disposición. Le advertí que me era desconocida la tal Agencia y que, por lo tanto, si no me proporcionaba datos sobre ella no podría utilizar sus servicios. El desconocido se inclinó de nuevo.

—Es cierto —me dijo—. Debí comenzar por enterarle del carácter de la Agencia, pues si bien el nombre habrá indicado algo de lo que es, no es fácil deducir cuales son los ramos que cultiva por la sola enunciación del título. Perdóneme. Nuestro lema, señor, es este: «Dar facilidad a los clientes».

—Admirable.

—La Agencia Facilitas —declamó altisonante— evita molestias, presta comodidades y ahorra tiempo. Ella se encarga de efectuar matrimonios, de conseguir divorcios, de proporcionar informes, de llevar a cabo toda clase de investigaciones, de gestionar negocios. Tenemos sucursales en todo el mundo y nuestra labor no puede ser ni más rápida ni más económica.

—Lo creo. Y siento mucho no tener necesidad de ustedes. He venido a esta población por capricho, sin otro objetivo que el de distraerme unos días; no pretendo divorciarme, puesto que soy soltero; no deseo contraer matrimonio, entre otros motivos por evitarme las molestias del divorcio; no preciso informes, no realizo negocios… Tal vez en otra ocasión. Esperaba una reverencia que diera término a la entrevista; pero no fue así; el empleado de la Agencia Facilitas me advirtió sonriente:

—Usted necesita de nosotros, ¿cómo no? Vamos a ver: ¿conoce usted a alguien en la ciudad?

—No.

—Pues nosotros le proporcionaremos un amigo. Usted no puede perder el tiempo creando una amistad. Una buena amistad requiere al principio cierto formulismo, determinadas condiciones y, sobre todo, tiempo disponible. Nosotros, señor, le evitaremos todas esos molestias. Dentro de media hora estará aquí un excelente amigo, con el que no tendrá usted que guardar consideraciones por ser un amigo de la infancia. Buenos días.

 

II

Se presentó el amigo alquilado. Era alto, joven y de rostro simpático. Me abrazó fuertemente y me dijo con tono sincero:

—¡Querido Eduardo!… ¡Tanto tiempo!… ¿Cómo te va? ¡Caramba, quién iba a decirme que nos encontraríamos al cabo de los años! ¡Chico, que alegría! Cuando supe que estabas aquí, me olvidé de todo, hasta de que la hora podía ser un poco intempestiva, y corrí a abrazarte. Bueno, hombre, ¿sabes una cosa? Pues que, a pesar del bigote, te habría reconocido; tienes la misma cara que cuando muchacho. ¡Qué diablo eras! ¿Te acuerdas? La de veces que nos hemos peleado. Tú siempre me podías, claro es. No pude contener la risa.

—Me acuerdo de todo —le dije— y estoy encantado de que nos hayamos vuelto a ver. Venga un abrazo fuerte.

 

III

El amigo de la infancia tenía un lenguaje ameno y pintoresco, que le hacía ser un acompañante inmejorable para un forastero tan curioso como yo. Me condujo por toda la ciudad, indicándome los edificios notables, y me describió, creo que acertadamente, las costumbres de los habitantes.

En la comida, en el paseo, en el teatro, en cualquier sitio y en todo momento, el amigo alquilado se mostraba correcto, alegre y obsequioso.

Él fue quien me regaló el bastón que uso ahora, y la corbata que tanto gustó a mis amigos no alquilados, y el libro interesante que leí durante mi viaje de regreso… ¡Oh; era un hombre encantador!

No me abandonó un solo instante. Su pañuelo, cuando ya la mano era invisible por la distancia, me dio el saludo último.

Aún conservo un delicado recuerdo suyo: la nota de gastos. Dice así:

«Alquiler de un amigo, a 50 pesetas, día, 500 pesetas; taxímetros, 75 pesetas; una corbata, 15 pesetas; un bastón, 40 pesetas; cuatro comidas, 100 pesetas; una discusión teosófica de tres horas, 15 pesetas; una conversación alegre que duró hora y media, 8 pesetas; localidades de teatros, 79 pesetas; por presentarle a mi familia, 15 pesetas; media hora dedicada a recuerdos infantiles, 5 pesetas; varios elogios completamente falsos, pero bien dichos, 10 pesetas. Total, 882 pesetas. Nota: Si desea continuar la amistad por correspondencia, tendremos mucho gusto en servirle a razón de cinco pesetas carta afectuosa de tres carillas.»

José Santugini

de buen humor a la vuelta del verano

En el número 204 del periódico quincenal “Diagonal” (29/08 – 11/09/2013), comentario de J.M. Lander sobre De Buen Humor, de José Santugini: Más Pepes y menos Woodys.

nueva reseña santuginiana

En el especial dedicado a “Libros de Cine” del último número de Caimán (núm. 16 [67] – mayo de 2013). La firma Felipe Cabrerizo y dice esto:

Los anales del cine español reseñan a José Santugini como guionista de algunas de las cintas clave del cine de posguerra (La torre de los siete jorobados, Mi tío Jacinto, El cebo) e incluso como director de una película estrenada en pleno 1936 (Una mujer en peligro). Para entonces, Santugini contaba ya con una fértil carrera en la prensa humorística de las décadas de los veinte y treinta.

Picado por el veneno del ‘humor nuevo’, esa nueva comicidad con raíces en las vanguardias que el magisterio de Ramón había ido diseminando entre Jardiel, Mihura, Tono, Neville y, en fin, los integrantes de lo que López Rubio definiría como ‘otra generación del 27’, Santugini fue el primero de todos ellos en encontrar una vía expresiva propia materializada en una larga serie de relatos que aparecieron en la prensa humorística de la época y que el tiempo sepultaría bajo el manto del olvido. Con ello ajusta cuentas este De buen humor, recopilación de los mejores textos de Santugini que tintaron principalmente tres publicaciones: Buen Humor, pionera en España de este ‘humor nuevo’ que daría sus frutos más brillantes en la primera etapa de La Codorniz; Blanco y Negro, semanario de altas miras literarias; y Cinegramas, punto máximo de la modernidad cinematográfica republicana. Relatos que no buscan la carcajada abierta sino la sonrisa cómplice del lector y poblados por un largo listado de náufragos, ladrones escondidos en la alcoba, médiums y ectoplasmas, directores tiránicos, niños actores y figurantes y, en fin, todos los protagonistas habituales de este humor déco que no tardaría en dar el salto a la gran literatura.

De buen humor agrupa una cincuentena de estos artículos que antologa y prologa con el rigor y mimo habitual el historiador cinematográfico Santiago Aguilar.

cinefotocolor

Doña Francisquita2

Un pequeño centro de documentación sobre el Cinefotocolor, procedimiento de color cinematográfico español ideado por Daniel Aragonés que estuvo operativo entre 1948 y 1954.

Con él se rodaron 21 títulos, entre ellos, Doña Francisquita (Ladislao Vajda, 1952), sobre un guión de José Santugini y José Luis Colina, y Duende y misterio del flamenco (Edgar Neville, 1952).

 

 

de buen humor, en el doré

El próximo 6 de marzo, miércoles, a las 19:15, se presenta en el Cine Doré la antología de relatos de José Santugini editada por Pepitas de calabaza: De Buen Humor.

Se proyectará la película Una mujer en peligro (José Santugini, 1936), una ocasión única de  ver esta cinta, ausente de las pantallas desde hace décadas. La presentación correrá a cargo del crítico y teórico cinematográfico Jordi Costa y del antólogo Santiago Aguilar.

La entrada es libre. La dirección:
Cine Doré (Filmoteca Española)
c/ Santa Isabel, 3
28012 – Madrid
Tfno.: 913692118

Santugini Una mujer en peligro Publi

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Del programa de Filmoteca Española:

Una mujer en peligro es una película atípica y única. Única porque el luego guionista José Santugini, cómplice habitual de Ladislao Vajda, no volvió a dirigir después de la Guerra Civil. Atípica en tanto que hacía suyo, para subvertirlo desde el prisma del humor de vanguardia, el clima de las películas de caserones tenebrosos de la Universal. El resultado es de un vanguardismo castizo muy ramoniano, que Santugini prorrogaría como guionista en Viaje sin destino (Rafael Gil, 1942) y La torre de los siete jorobados (Edgar Neville, 1944)”.

lectura en logroño

Pepitas de calabaza te invita a la lectura del libro de José Santugini, De buen humor, a cargo de Esther Pascual.

Tendrá lugar en la Librería Santos Ochoa (c/ Sagasta, 3 – Logroño), el próximo martes, 26 de febrero a las 19:30.


Warning: A non-numeric value encountered in /homepages/16/d437371582/htdocs/srfeliu/wp-content/themes/Builder-Benthos/lib/builder-core/lib/layout-engine/modules/class-layout-module.php on line 499